He estado llevando a personas del lugar donde fueron liberados a los albergues de refugiados en la Divina Providencia en el Cañón de los Alacranes. Si nuestra intención, como servidores del Amor Universal, es facilitar nuestra sanación colectiva, no hay razón para no llevarl@s directamente desde las condiciones de campo de concentración a la playa y el mar. Algunas veces hay formas que van más allá de las palabras en las que la Naturaleza nos cura.

Hoy hice en 3 viajes en una camioneta para recoger al rededor de ~60 refugiados, que habían salido del centro de detención de CBP (también conocido como la prisión de la Patrulla Fronteriza de la parte del Planeta que llamamos Estados Unidos). Habían sido trasladados desde Texas en avión a la región San Diego – Tijuana, y a veces ya estando en California, ¡no les habían dado agua potable en 3 días! Una crueldad increíble… Cuando me encuentro a est@s niñ@s por primera vez, tienen una mirada perdida y triste, una herida inexplicable que es indescifrable para su tierna corazónmente, es imposible explicarles la razón por la cual ell@s y sus madres y/o padres han sido abusad@s de maneras tan inhumanas.

Es entonces, cuando tan pronto el arena de la playa comienza a masajearles y hacerles cosquillas en las plantas de los pies; y cuando los granos de arena comienzan a jugar con sus dedos; y cuando las olas l@s saludan de una manera juguetona; y cuando la brisa del mar purifica sus pulmones y el torrente sanguíneo de la toxicidad del imperio; y cuando los rayos del Sol inyectan su vitalidad en ell@s, de pronto todo su ser, sus ojos brillantes, regresan.

De ahí l@s llevo al refugio y, a veces, l@s chic@s sienten mucha curiosidad por la meditación y la limpieza de nuestras mentes. Este niño comenzó con 5 minutos sentado flor de loto completa mientras enfocaba la atención plenamente en su respiración, de una manera tan natural que hacía que pareciera fácil. ¡Y él atrajo a dos niñ@s más, estas dos chicas, y luego tod@s junt@s hicimos 10 minutos de meditación!

Lo disfrutaron y ahora tenemos un juego de la campana que les encanta.

Algun@s de est@s niñ@s que han sido maltratad@s sin darles agua de beber, son l@s mism@s que ahora prueban la frescura del río de ecuanimidad y sus corrientes de paz profunda … ¿Qué tipo de semillas queremos sembrar y regar en nuestra juventud? ☯️🕉️☮️

Confío en que de una manera humilde, nuestras contribuciones colectivas como ondas, puedan extenderse a lo largo y ancho del Planeta para que podamos fomentar la alegría, la paz de la corazónmente y el sentido de pertenencia que merecen est@s y tod@s l@s niñ@s de la Tierra. ¡Jai Jagat! ¡Gloria al Planeta ¡Me postro ante todos los seres vivos de esta Tierra!


[The original post in English was published in the ServiceSpace blog]

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s